Revista Mujeres Shaique Publica en Coneme / ¿COVID-19, programa de exterminio masivo?

Por Alfredo Martínez de Aguilar

  • El médico italiano Roberto Petrella hace una grave advertencia acerca de planes de
    despoblación masiva mundial mediante vacunaciones obligatorias, denuncia que se fortalece
    con los planes de esterilización que realiza Estados Unidos en migrantes.

Una nueva polémica global ha surgido en torno al COVID-19 como «programa de exterminio
masivo» destinado a «despoblar a más del 80%» de los países del mundo, particularmente
subdesarrollados.
Advierte que la vacunación contra la enfermedad contagiará a las personas y eventualmente las
matará. Según Roberto Petrella, no hay ninguna prueba que pueda detectar con precisión el virus.
A partir al menos desde el 14 de agosto de 2020 los mensajes, la denuncia mundial del médico
italiano también circuló en la red Twitter y llegaron al servicio de WhatsApp de AFP Factual.
Los mensajes en redes sociales incluyen imágenes y en la mayoría de los casos un video de 6
minutos con declaraciones de un hombre con bata blanca identificado como el “Doctor Roberto
Petrella”.
El ginecólogo italiano jubilado, “hace una grave advertencia acerca de planes de despoblación
masiva mundial mediante vacunaciones obligatorias”, señalan publicaciones en Facebook.
La denuncia se fortalece con la revelación de una enfermera exempleada del Centro de Detención
de Irwin, Atlanta, quien reveló que se practican histerectomías a las mujeres migrantes detenidas
de una manera masiva
La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México pidió formalmente información a Estados
Unidos sobre las denuncias recientes de presuntas esterilizaciones masivas de mujeres migrantes.
Las histerectomías presuntamente se practican en centros de detención del Servicio de
Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en Irwin, Atlanta, Georgia y El Paso,
Texas.
Los datos duros de proyecciones epidemiológicas de prestigiadas instituciones internacionales son
alarmantes al revelar que esta semana, se llegará a 30 millones de casos reconocidos oficialmente
en todo el mundo.
Las investigaciones de la Universidad Johns Hopkins indican que el pasado 15 de septiembre se
llegó a una nueva marca en los nuevos contagios diarios en el mundo, alcanzando los 368 mil 28
nuevos casos.
Las proyecciones globales para fin de año del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la
Universidad de Washington (IHME) fortalecen los datos duros de la Universidad Johns Hopkins.
El IHME estimó que el número de fallecidos en el mundo por Covid-19 alcanzaría 2.8 millones, de
los cuales la mayoría, 1.9 millones, se presentaría entre la mitad de septiembre y el fin de año.
En el peor de los escenarios de una segunda ola que ha llegado con una intensidad que supera los
pronósticos en diversos países que parecían haber controlado el virus, se podría llegar a los 4
millones de fallecidos.
La estimación de los modelos del IHME señala que, con medidas como el uso generalizado de
cubrebocas en espacios públicos y el distanciamiento social, sería factible salvar alrededor de 770
mil vidas.

Hoy se sabe que ni en México ni en el mundo es ya opción el confinamiento generalizado, porque
paraliza la economía, sino aprender a cohabitar responsablemente con el virus que llegó para
quedarse.
Mientras se da una vacunación generalizada entre seis meses en los casos más optimistas hasta 18
en los más pesimistas, el reto para muchos países es transitar el lapso con el menor daño posible.
El único instrumento para evitar que la COVID pueda golpear con más fuerza es la realización de
pruebas en mayor escala y el seguimiento de contactos de los contagiados, para romper cadenas
de contagio.
Pero lamentable y dolorosamente tenemos que reconocer que esa estrategia no se lleva a cabo en
México por el presidente Andrés Manuel López Obrador en el gobierno de la Cuarta
Transformación.
A la luz de esta cruel, cruda y descarnada realidad no falta razón al médico italiano al denunciar a
nivel mundial que «El comportamiento de los políticos es completamente descorazonador».
Las denuncias del doctor Roberto Petrella en el sentido que «lo he dicho y lo repito: ningún test es
capaz de detectar el SARS-CoV-2” han pretendido ser desmentidas internacionalmente.
“Comenzarán a hacer pruebas con los niños y de ahí se extenderá a toda la sociedad, van a
comenzar a hacer test masivos a los niños en las escuelas, una vez que su hijo sea testado
comenzarán a hacer test a toda la familia y a todos los contactos cercanos, la idea es que las
personas sanas aparezcan oficialmente como enfermas».
“TE VAN A HACER CREER QUE TODOS LOS QUE DAN POSITIVO ESTÁN ENFERMOS, pero eso en
absoluto es cierto, lo que pretenden inyectar es la más terrible de todas las vacunas conocidas. No
se hagan ningún test, no son pruebas fiables”.
“Los resultados de las pruebas del virus son falsos porque se realizan en presencia de infecciones
micóticas y bacterianas. Al rechazar los test es la única forma de rechazar la vacuna”.
«Te recuerdo que no somos enfermos, somos portadores sanos que tienen virus, eso no significa
que estemos enfermos, aunque deis positivo en los test dos o tres veces, eso no quiere decir que
estéis enfermos.
«Una vez vacunados todos estaremos debilitados y encontraremos una muerte segura. Decidle a la
gente que no se haga ninguna prueba. La mayor parte de las personas vacunadas dejarán de
existir para la sociedad».
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *