El Diario de Matamoros Publica en Coneme / ¿Juicio o amnistía?

Por Mario Díaz

-¿Jugada maestra de la 4T?
-¿Pulgar hacia arriba o hacia abajo?
-¿Castigo o linchamiento?

LAS solicitudes de juicio y amnistía podrían convertirse en la jugada maestra de la Cuarta
Transformación para lograr el linchamiento público y mediático de los expresidentes de
México entre 1988 y 2018, con miras al proceso eleccionario del año próximo.
A la consulta ciudadana para establecer si se enjuicia o no a CARLOS SALINAS DE GORTARI,
ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN, VICENTE FOX QUESADA, FELIPE CALDERÓN HINOJOSA
y ENRIQUE PEÑA NIETO, se contrapone la petición de perdón que propone el
vicecoordinador del grupo parlamentario de Morena en San Lázaro, PABLO GÓMEZ
ÁLVAREZ.
Es decir, por un lado, el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR a través de la
democracia participativa pregunta si se castiga o no los presuntos delitos cometidos por
los exmandatarios y, por el otro, el diputado morenista propone legislar una Ley de
Amnistía con el mismo método de la consulta popular, para establecer un acuerdo de
“borrón y cuenta nueva”.
Por su parte, la coordinadora de la bancada perredista en la Cámara Baja, VERÓNICA
JUÁREZ PIÑA, considera que el presidente LÓPEZ OBRADOR puede proceder en contra de
los expresidentes, siempre y cuando existan las pruebas necesarias, sin necesidad de
ninguna consulta ciudadana. JUÁREZ PIÑA afirma que en realidad lo que AMLO pretende
no es el enjuiciamiento sino el linchamiento público con fines políticos.
Sin embargo, desde cierta perspectiva, con la supuesta o real democracia e independencia
que impera en la 4T, la conjunción de ambas solicitudes en ambas cámaras del Congreso
de la Unión, sería la fórmula ideal para lograr lo que una corriente de opinión califica
como linchamiento mediático.
Tal escenario trasladaría al imaginario colectivo a un circo romano en donde el pueblo
sediento de sangre, generalmente se decidía por el pulgar en lo alto que significaba el
sacrificio del gladiador derrotado.
En los tiempos actuales, desafortunadamente, el pueblo azteca está hastiado del rumbo
político, económico y social que han tomado los tlatoanis en los últimos cinco sexenios. En
consecuencia, a la hora de decidir si es juicio o amnistía, muy seguramente el pulgar en lo
alto se decidirá por lo primero para complacer al pueblo.

Por cierto, conocedores del derecho procesal hace alusión al Artículo 222 del Código
Nacional de Procedimientos Penales que establece claramente del deber de toda persona
para denunciar conductas presuntamente delictivas.
Asimismo, la normatividad contempla sanciones administrativas o penales en caso de
omisión, por lo que las autoridades actuales podrían ser sancionadas al término de su
gestión.
Lo que llanamente significa que, si la Cuarta Transformación tiene pruebas de la comisión
de delitos y no presenta la denuncia correspondiente, podría enfrentar sanciones de tipo
administrativo o penales.
Desde otro ángulo, los juristas mantienen la firme convicción de que la aplicación de la ley
no debe estar sometida a la voluntad popular. Así de claro y sencillo es su razonamiento.
Cierto es que la consulta popular que pretende el presidente LÓPEZ OBRADOR es una
garantía constitucional, pero también es cierto y lógico que, en casos de delitos,
simplemente se aplican las leyes vigentes.
A juzgar por el escenario montado, no es temerario afirmar que, al final de la jornada,
ningún presidente irá a la cárcel, aunque, eso sí, la 4T mantendrá la mayoría
parlamentaria en ambas cámaras del Congreso de la Unión, gobernará más estados y
municipios y, por supuesto, saldrá avante en la revocación de mandato de 2022 y se
afianzará en el poder nacional.
En esa eventualidad, la “jugada maestra” o “fórmula mágica” sería el resultado de la
conjunción de peticiones para lograr la consulta ciudadana o bien el perdón o amnistía
para los expresidentes que saquearon el país y permitieron la corrupción.
Por lo pronto, el balón ya rueda en la cancha de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
DESDE EL BALCÓN:
Tras presentar el “cachito” original, identificación oficial con fotografía, CURP y RFC con
homoclave, los 100 ganadores del sorteo 235 de la Lotería Nacional del pasado miércoles
recibieron el premio mayor consistente en 20 millones de pesos.
Oficialmente se informó que de última hora se vendieron todos los “cachitos” por lo que
se logró una recaudación de 3 mil millones de pesos, producto de la venta de 6 millones
de billetes para el sorteo. La realidad es que no se logró al 100% el objetivo.
Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *